Greenpunk: Microacuarios dentro de bombillas y una pequeña reflexión personal


Hace mil años que no escribo en el blog, y quizás esta entrada no es la más apropiada para hacerlo, ya que tengo mil noticias nuevas desde la ultima vez que entré.

Pero tenía ganas de hablaros de este proyecto 100% personal mío, no ha sido un encargo, si no algo que tenía la necesidad de crear. Los terminé hace unos meses, y os los traigo ahora.

Llevo tiempo trabajando toda clase de retrofuturismos, fantasías... pero hay una nueva corriente de pensamiento (por llamarlo de alguna manera) que realmente me fascina, es muy "yo" y me siento muy a gusto e identificada con ella.

Se llama Greenpunk, y en parte me da miedo que se pervierta, pues creo que la gente la empieza a confundir con un tipo de Steampunk mezclado con fantasía faérica, y eso esta muy muy muy alejado de lo que es el Greenpunk en realidad.

Para mí, es el movimiento al que la etiqueta -PUNK más le pertenece, pues es el que más está contra las normas del mundo actual, del consumismo y de la destrucción del medio ambiente. Es el que más DENUNCIA hace y el que más nos invita a cambiar.

"GreenPunk: a technophilic spec-fic movement centered on characters using and being affected by the use of DIY renewable resources, recycling and repurposing. GreenPunk would emphasize the ability of the individual – and his or her responsibility – for positive ecological and social change."

CHANGE creo que es la clave. Tecnología al servicio de la naturaleza, reciclaje, do it yourself. Contra el consumismo descontrolado, la contaminación, la obsolescencia programada... 

Os vuelvo a dejar este maravilloso artículo de Carmen Pacheco, que no me canso de recomendar:

http://es.scribd.com/doc/86193402/El-greenpunk-o-la-ciencia-ficcio-n-optimista

Y ya no os doy mas el tostón y os pongo las imágenes que os quería enseñar de mi pequeño proyecto Greenpunk y mis primeros pasos en él.

Soy una amante de los acuarios de agua dulce, por culpa de mi chico que me inició en esto.

Conseguimos estas bombillas gigantes. Flotaban en el puerto ya que son las que usan los barcos de pesca por las noches para atraer a los peces, y cuando se les funden, simplemente las arrojan.

La parte más complicada fue conseguir abrirlas (algunas se partieron) y limpiarlas de todo el carburante y suciedad que traían. Realmente asqueroso que tiren todo eso al mar.

Una vez preparadas vino la parte divertida, decorar y pintar. Mi principal idea es que algo que habia sido descartado como basura, se convirtiera en algo bonito, decorativo y funcional.

Compré algunas bases de madera, les añadí puntos de anclaje y las envejecí.

Añadi las bombillas, bien pegadas y sujetas ya que luego tendrian que aguantar el peso del agua, piedras y vegetacion que contendrian.

Sabia que queria meter algo de vida animal dentro, pero lo cierto es que las bombillas apenas llegan a los dos litros de capacidad, asi que estaba muy restringida ya que muy pocos animales pueden vivir en tan poca agua de manera placentera. No queria maltratar a ninguna criaturita, ya que el Greenpunk precisamente va contra ello, asi que tras investigar un poco, llegue a la conclusion de que solo tenia dos opciones: Gambas o Caracoles.

Lo cierto es que las Gambas me parecieron mas fragiles, y aunque en un principio iban a haber una o dos gambitas por microacuario, al final decidi que uno o dos caracoles Planorbis (de un precioso color rojo) iban a ser mucho mas faciles de cuidar.

Los rellene con una gravilla especial para gambas, pero que tambien funciona muy bien para caracoles. Las plantas son algas, musgo de java, cladofora y cola de zorro.

Y aqui las fotos finales de como quedaron:
























En el taller, tanto Felix como Carlos como yo tenemos la sana costumbre de mirar las basuras con otros ojos. Puede sonar mal, pero os juro que se encuentran cosas increibles entre lo que otra gente considera deshechable.
Un mueble maravilloso que solo necesita que se le arregle una pata, o simplemente cosas que pueden servir para otros menesteres, como estas bombillas. Yo quise complicarme la vida, pero lo cierto es que podrian ser maceteros preciosos, o usarse para decorar... Por qué comprar una pecera de bola, que es practicamente lo mismo, si puedo reutilizar algo que ademas estaba contaminando el mar?

Quizás sea el momento de empezar a cambiar nuestra manera de consumir sin sentido, y tirar sin sentido.

2 comentarios:

Sweet-Rebeldy dijo...

Preciosa entrada *_*.
Es increíble la de basura que tiran al mar, o a cualquier parte, sin pensar las consecuencias.
Recuperar es la vida para mí. Generar menos basura y recuperar y reutilizar lo que se pueda.
Los acuarios son una maravilla, una pregunta ¿son fáciles de cuidar?¿hay que cambiar el agua?

Alassie dijo...

no son los mas faciles de cuidar ya que no llevan filtro. funcionan como una pecera de bola. cambio todos los dias el 25% del agua.
compre en una farmacia una jeringa para sondas que son muy muy grandes, y la relleno dos veces de agua del microacuario y lo relleno con agua nueva.
tengo otro acuario de 60 litros con filtro y ahora lo que hago es cambiar el agua de un acuario a otro, ya que el agua del acuario grande ya esta ciclada y tiene microorganismos y no tiene cloro, asi me aseguro que mis bichitos no sufren con cada cambio