Tutorial: Cuello Isabelino

Es posible que no haya ningun otro accesorio que represente mejor la apariencia de Elisabeth de Inglaterra, que el cuello Isabelino.

Comenzó siendo un pequeño cuello de camisa en los principios del siglo XVI, hasta convertirse en enormes cuellos sujetados por armazones. Sólamente los muy muy ricos podian permitirse un cuello de grandes proporciones, con caros materiales y laboriosamente decorados. Adicionalmente, cuando los cuellos crecieron en tamaño, debian ser soportados por estructuras, colocadas bajo el cuello en la parte trasera, para que no se calleran.

Materiales:

Nuestro tejido principal será la organza de seda, o de otros materiales, como poliester o algodon, que tambien funcionan bien.
Debemos lavar la organza antes de utilizarla, para quitarle el apresto que trae.

Compraremos tambien una especie de lazo que venden en las mercerias, es muy ancho, y muy rígido, en inglés se le llama pelo de caballo (probablemente en otra epoca fuera el material usado), pero aqui no creo que tenga ningun nombre especifico, otra opcion es usar entretela, de la que se cose y no se pega mejor, aunque la otra tambien va bien si no usamos organza de seda (ya que es transparente y se veria el pegamento), si no de algodon.

Tambien necesitaremos cordon, que sea suave, como cola de ratón, o un cordon finito de algodon, de los que van trenzados.

Hilo de pescar, si, hilo de pescar del transparente, se utiliza tambien para hacer accesorios, y lo encontrareis en cualquier tienda que vendan cuentas de colores para hacer collares. Este sera usado SOLAMENTE si el cuello es de grandes dimensiones, para sujetar los cuellos de ocho pliegues.

Tambien hay que decir, que estos cuellos son mas sencillos de coser a mano, que a maquina.

Para los cierres podemos usar: Los ganchos y ojos, lazos(corbatas), y broches fueron usados todos. Independemente del método con el que trabaje cada uno mejor..

Construccion

Mediremos la anchura que queremos del cuello, y cortaremos esa medida en la entretela, y el doble en la organza mas un pedacito para la costura. Se recomienda cortar la tela al biés.

Despues, cosemos las tiras de organza doblandolas, y dejando dentro la entretela, quedando con una tira de tela doble, y la planchamos bien (muy importante).

Con el hilo de pescar, en el borde externo de la organza, debemos hacer un remallado, a mano o a maquina ( si esque tenemos una maquina industrial [envidia >_<]). Este paso solo es necesario si es un cuello de ocho pliegues, de los grandes. Podemos decorar el borde de la organza con encaje, cosa que era muy habitual, en un tono distinto o igual al de nuestra tela. Prepararemos una banda para el cuello, de tejido natural en el exterior, y entretela en el interior. Mejor usar algodon, es lo mas comodo. Ahora viene la parte mas dificil. Pliegue la organza a mano, en la zona que da al cuello, lo mas complicado es conseguir unos pliegues que hagan un ocho, aunque otros mas sencillos sirven igual. En esencia la forma de ocho se consigue con seis pliegues apilados unos encima de otros, los tres primeros se realizan con normalidad, y despues bordeandolos los repetimos justo encima en la direccion opuesta y despues el material es traido de vuelta a la posicion inicial para empezar de nuevo con otra fila...un lio, lo se, mirad las imagenes que ayudan. Aquí es donde hay que hacer matematicas, la anchura de el pliegue, nos dira cuantos pliegues vamos a necesitar para cubrir todo el cuello. Una vez sepamos esto, deshacemos un pliegue, y medimos cuanta tela nos ocupa...multiplicada por el numero de pliegues que vamos a necesitar...ya sabemos cuanta tela xD. La cantidad de tejido necesario para hacer el número de terminado de pliegues está determinada por el número de pliegues necesarios terminado veces la longitud del material necesario para hacer un pliegue. (X___X se entiende mejor conforme lo vas haciendo). Una vez terminado de montar el cuello ,te daras cuenta que los pliegues quedan desordenados y hechos un lio. Tendremos que ir arreglandolos a mano, hasta que queden como queremos, hasta que todos los ochos queden del mismo tamaño. Es el momento de decorarlo, sujetando dos pliegues juntos, cosemos un adornito (una perla una cuentecita..) Y con este metodo habremos obtenido un cuello lavable. Confio en que las imagenes les hayan dicho mas que el texto, es un metodo lioso, pero en cuanto lo entiendes son muy faciles de hacer. Os dejo imagenes inspiradoras :)
Besitos!

1 comentario:

Kimberly dijo...

Hay q ver lo incómodo q tenía q ser llevar semejante cuello. Sobre todo esos q eran de grandes proporciones q necesitaban hasta un armazón para no caerse!! Muchas gracias por el tutorial, como siempre, muy práctico!!